MI VISIÓN PARA BOGOTÁ

Bogotá es mi pasión. Aquí nací y he vivido la mayor parte de mi vida. He trabajado por ella, la he estudiado sin descanso y entiendo las alegrías, los anhelos, los miedos, las tristezas y las luchas de sus ciudadanos.

Mi visión para Bogotá es sencilla y poderosa: una ciudad que prospere en armonía, donde todos tengan oportunidades y calidad de vida; donde nos podamos mover tranquilamente y en donde la vida, la dignidad y los derechos sean siempre respetados. Una Bogotá que camine segura.

Me comprometo con ustedes a que en Bogotá vuelva el respeto. El respeto por el otro, por la vida, por la ciudad y las normas; por los acuerdos y las diferencias. Y, como Alcalde, el respeto a los ciudadanos: escuchándolos, atendiéndolos y hablándoles con la verdad, sin prometer cosas que no se pueden cumplir.

Como Alcalde mi prioridad será la ciudad y quiero liderar un gobierno que asuma las responsabilidades sin culpar a los demás, que escuche, entienda y no divida.

Una ciudad no la construye una sola persona. Por eso, me comprometo a reunir el mejor equipo, con gente experta, talentosa y preparada, que escuche y le responda al ciudadano. Un equipo que piense en el futuro y en lo cotidiano, que ejecute las grandes obras mientras resuelve el tráfico; que trabaje por un futuro más seguro y garantice que no nos maten por un celular; que siente las bases para una transformación profunda mientras embellece la ciudad a diario.

Como bogotano me siento responsable por nuestro futuro y hoy –más que nunca– entiendo que los desafíos a los que nos enfrentamos exigen soluciones integrales e innovadoras para volver a sentirnos seguros, recuperar la esperanza y sentir –con orgullo– que esta ciudad es nuestra.

Quiero ser su Alcalde y hacer de Bogotá la ciudad que soñamos: una ciudad líder donde podamos prosperar y vivir con tranquilidad. Una Bogotá que camina segura.